Friday, November 25, 2011

Un deseo para el futuro

Ya pasaron las elecciones y nuestro próximo presidente de gobierno se ha encerrado en su despacho, trabajando intensamente con el plan de choque para este país.
Quizá será efectivo. Quizá estaremos un poco mejor que ahora.
Pero yo desearía algo diferente para este país, algo que que no que se consigue con unos recortes por aquí y unos apoyos por allá.

Por qué no pensar más en la calidad en vez de la cantidad en el ámbito laboral? Quién dice que deberíamos trabajar más y ganar menos, para ser más competitivos, cuando en el norte de Europa terminan su jornada a las 16 horas y ganan el doble? Por qué no trabajar de forma más eficaz y organizada?
Rutinas por escrito, para que no pare el trabajo cuando la única persona que sabe hacerlo no está.
Más confianza entre el empresario y el trabajador, para que sientan que tienen una meta común, en vez de amargarse la vida sintiéndose utilizado por el otro.
Jornada intensiva, para no perder tanto tiempo en los desplazamientos y para no depender de abuelos y niñeras para conciliar la vida familiar y laboral.

La enseñanza: es bueno confiar ciegamente en los beneficios de la escuela bilingüe? Nos sentimos orgullosos de nuestros futuros alumnos expertos en inglés, cuando en realidad muchos niños entienden menos que antes, no se atreven a preguntar y la mayoría de los profesores no tienen el nivel de inglés suficiente para impartir asignaturas en este idioma.
Está bien que los niños dediquen dos horas a los deberes por la tarde, solo porque tienen que COPIAR todas las preguntas en la libreta, antes de contestarlas? O es un despilfarro de tiempo, energía y papel. Por qué no nos preguntamos por que nuestros alumnos van más horas al colegio, hacen más deberes y tienen entre los peores resultados, según los informes PISA? Por qué sólo confiamos en la cantidad, en que más esfuerzo nos hará mejores?

Desconfiamos de las cosas sencillas. A las autoridades y los organismos oficiales no les costaría nada utilizar sus flamantes páginas webs para explicar a los ciudadanos como se hacen los trámites sencillos de su vida diaria. En vez de eso, están tan complicados que para todo necesitamos un gestor.

Sabemos que la economía sumergida es un problema. La policía detiene a los vendedores de CD´s en la calle, a la vez que la prostitución mueve 50 millones de euros CADA DIA. Los proxenetas trafican con personas, abusan de ellas, las maltratan y les hacen trabajar de forma ilegal y sin derechos. Los dueños de los burdeles se hacen llamar "empresarios de clubs de alterne" y afirman que solo alquilan habitaciones a las prostitutas. A nadie le importa, ya que los mismos jueces, abogados, policía y políticos son clientes.
El mercado de la droga es enorme. Tampoco nos importa, por la misma razón. España es uno de los paises que más cocaína consume en el mundo.

En tiempos de crisis, no queda recursos para cuidar del medio ambiente. Pero, por qué no recogemos simplemente nuestra propia basura? Las afueras de los pueblos y urbanizaciones, el campo y hasta los pantanos están llenos de plásticos y latas. Barremos nuestra propia puerta, pero la naturaleza no nos importa.

Todas las medidas que necesita este país no cuesta dinero. Esto no se arregla solo con reformas laborales y medidas políticas. Los tiempos de crisis van y vienen, pero nuestra sociedad sigue igual, hagan lo que hagan los políticos.

5 comments:

Javi said...

Tristemente verdad. Mucha gente piensa que todas las soluciones tienen que venir desde arriba y que los problemas (crisis por ejemplo) es culpa únicamente de los de arriba. Sin embargo ¿cómo cambiar a la sociedad?. Desde luego lo que se puede hacer es empezar por uno mismo.

Anna Malaga said...

Totalmente de acuerdo, Javi. Muchos piensan "yo lo hago, porque los demás lo hacen" pero no es ninguna excusa.

Miguel Ángel said...

Muy interesante, es así. De los polític@s (sobre todo en los dos partidos mayoritarios: PSOE y PP) no cabe esperar gran cosa, son "mercenarios" al servicio de los poderes fácticos, no les importan los ciudadanos verdaderamente. Si realmente les importáramos no tendríamos que pagar hipotecas millonarias, que en realidad no es más el tributo vitalicio que los siervos de la Gleba pagaban al señor feudal por el uso de la vivienda. Sólo los ciudadanos unidos podemos cambiar el mundo a mejor.

Anna Malaga said...

No les importan los ciudadanos... y poco nos sirve lo que hagan Rajoy y Rubalcaba, cuando los alcaldes de los pueblos y ciudades solo se preocupan de su propia carrera. Llegar y mantenerse es lo importante, no arreglar los problemas.
También nosotros tenemos parte de culpa, por divertirnos en todas las fiestas que nos ponían, con comida gratuita y conciertos de Isabel Pantoja, y no darnos cuenta de los que nos venía encima. Todavía sigue funcionando la política del "pan y circo".

Lo de las hipotecas es una barbaridad. También el hecho de que mucha gente ha ganado más comprando y vendiendo su piso que en 20 años de trabajo y que ahora hay familias que aun vendiendo su casa tienen deuda de por vida. Para la mayoría, un piso era lo único en que se atrevian a invertir..

Blommen said...

Muy buena entrada en el blog, verdades como puños. La solución tenemos todos nosotros y no los políticos con sus planes y ideas. ¡Sigue así, enfocando bien y dando en el clavo! Förresten, god fortsättning på det nya!